Comunicación Trascendente | Cuando ya no queda color en la vida. Black Mirror 04×05. Cabeza de metal
483
post-template-default,single,single-post,postid-483,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Cuando ya no queda color en la vida. Black Mirror 04×05. Cabeza de metal

Argumento

En este caso los guionistas juegan con una serie de recursos para crear un ambiente especial de misterio, dejando en el aire el significado del propio capítulo, así que me limitaré a sugerir mi propia interpretación sin haberla contrastado con otras referencias de Internet.

Aparentemente se trata de una sociedad post apocalíptica, en la que los robots, o un tipo de robots han exterminado, o están terminando de exterminar, todo rastro de vida animal, incluido al ser humano. No sabemos si adrede o por error. En ese contexto aparecen 3 personajes como de la resistencia y supuéstamente no son los únicos que quedan. En ese marco están tratando de conseguir algo para otra persona, para aliviar su sufrimiento, hasta que son descubiertos por uno de los robots “perros”, como los llaman, cuya única función parece ser buscar y destruir humanos. Tal vez se trate de algún tipo de castigo ¿está haciendo el capítulo alguna referencia al 2×03 Oso blanco?

¿Hay alguien ahí…?

Si en el capítulo anterior veíamos el significado profundo del amor entre dos personas, en este caso aparece como el color de la vida y que no aparece en ningún momento del capítulo, aquello que hace que quieras escuchar la voz de otra persona, que te lleva a arriesgar la vida por cosas aparentemente insignificantes, por recuperar la ternura, la inocencia, la humanidad ¿buscaban peluches, osos blancos? Todo se ha vuelto metálico, frío, como la inteligencia artificial de una máquina que ejecuta un programa irremediablemente y en bucle hasta lograrlo.

Ese bucle en el ser humano, esa fuerza o espíritu, ese programa que ha de cumplir levantándose una y otra vez, es el amor al otro, el vínculo que le lleva a buscar a otro ser humano, como hace el robot, un “perro” fiel a su programa, pero en el caso del ser humano, con el fin de amar, no con el de matar.

Yo os aliviaré

Podemos dejar de “escuchar la voz” de otro ser humano al otro lado, sentirnos solos, pero como cristianos no podemos olvidar que Jesús siempre está al otro lado y nos dice:

“Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré” Mt 11:28

El capítulo nos muestra una situación de máxima desesperación y desprotección, de soledad y desesperanza absoluta, de pérdida de la humanidad, donde lo que más necesita la protagonista es que haya un motivo para seguir luchando. Jesús se nos presenta como ese motivo por encima de las circunstancias. El siempre está al otro lado amándonos, esperándonos, pase lo que pase.

 

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.