Comunicación Trascendente | Cuando lo más peligroso es que la protejas. Black Mirror 04×02. Arkangel
464
post-template-default,single,single-post,postid-464,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Cuando lo más peligroso es que la protejas. Black Mirror 04×02. Arkangel

Argumento

Muchas veces los padres se vuelven súper protectores. De hecho, a todos en mayor o menor medida, nos surge el deseo de proteger o preocuparnos por la salud y el bienestar de los seres queridos, sin embargo, eso llega con frecuencia a niveles perjudiciales para ambas partes. En este caso la propuesta de Black Mirror, es un futuro en que se pueda controlar todo lo que ve y oye otra persona, así como sus constantes vitales, localizar dónde se encuentra, e incluso aplicar filtros de control parental a lo que ve. Es decir, que el único avance que propone la serie es integrar todo esto en un único dispositivo, porque prácticamente ya podemos hacer todo esto.

El dilema moral que se plantea es, ¿dónde poner el límite?

Si un padre tuviese las herramientas ¿sería capaz de no utilizarlas?

¿Qué clase de padre o madre sería aquel que viendo a su hijo sufrir, no lo impidiese?

Pero ¿es un problema solo de tener o no las herramientas? El capítulo muestra las carencias que desarrolla la niña sometida a ese sistema. Se vuelve incapaz de decidir por sí misma, incapaz de gestionar cualquier crisis, más vulnerable a cualquier contenido perjudicial… Y la madre, por su parte, se va volviendo adicta a la herramienta de control, pues las posibilidades de evitar peligros son cada vez mayores, y los peligros en sí también son más serios.

Recientemente vi un tuit que tiene que ver con esto

… Dios no existe, porque si existiese no permitiría el sufrimiento

Esta es una tesis infinitamente repetida, pero que se cae por su propio peso, sobre todo después de lo anterior.

Hace falta mucha fuerza para no intervenir cuando sabes que puedes hacerlo. Esa es la situación en la que está Dios y ahí es donde demuestra que es todopoderoso, pues puede incluso contener el impulso de quitarle la libertad al hombre. Este capítulo de Black Mirror puede ser una metáfora muy buena de cómo sería un mundo con un dios intervencionista, que impidiese todo mal, o aquel mal que afecte a determinadas personas (las que le caen bien, las que rezan…) y las consecuencias de esa forma de actuar.

Y sin embargo, consideramos que Dios sigue ahí, a nuestro lado, y decimos que

“él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos” Sal 91:11

Porque tampoco es un Dios indiferente. Hay un término medio entre la indiferencia y el intervencionismo: el acompañamiento. Y hay muchos padres que saben educar desde ese punto, o al menos muy cerca de él. Los cristianos pensamos que ese es el punto en el que encontramos a Dios, en el amor que sufre cuando sufrimos, que está siempre a nuestro lado para cuando pidamos ayuda, pero no antes. Hace falta mucha más fuerza y mucho más poder para hacer esto que para someter a la otra persona con el fin de evitar que le pase nada malo… ni bueno.

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.